AUNQUE CAMINEN POR EL VALLE DE LA MUERTE

Colomer, Álvaro

Año de publicación: España 2017.

Editorial: Random House. 277 págs.

            Álvaro Colomer nos muestra la Guerra en su crudeza en su novela “Aunque caminen por el valle de la muerte”, porque es la Guerra la verdadera protagonista de su historia. Siempre he echado en falta en la literatura española obras valientes que dejen para la posteridad cuestiones que movilizaron en su presente a toda la sociedad (y que tristemente se olvidan a gran velocidad).

Es la Guerra de Irak y no lo que significó para la mayoría de los ciudadanos que se oponían a ella de lo que nos habla Álvaro. Son los participantes in situ, sobre el terreno, el de los militares desplegados en Najaf,  y el autor lo hace de una manera sobrecogedora y abrumadora.

Abrumadora porque muchos, en nuestras confortables y pacíficas sociedades en donde la guerra ha quedado olvidada o relegada a unos segundos en los informativos televisivos como mero espectáculo de masas, nos damos de frente, en cada página, con la crueldad de lo que es una batalla real, donde hay muertes reales y cada cual más horrenda que la anterior, como epítome clarificador de lo que son las guerras tecnológicas del siglo 21. Me han gustado mucho esas reflexiones de los personajes en plena batalla, reflexiones eternas quizás sobre la vida o la muerte o el instinto de supervivencia.

Porque esa es la maestría del autor, meterse en la cabeza y en la intimidad de los personajes, un soldado español, un coronel salvadoreño, un mercenario americano, un soldado de la Guardia Nacional y un marine. Es lo que piensan y sienten y todo ello enlazado con escenas de gran violencia y realismo (sonsacadas de entrevistas personales con soldados) y muy destacado en mi opinión con el contrapeso de los pensamientos de Abu Razak, un joven insurgente apenas adolescente.

Es sobresaliente como Álvaro Colomer en una novela corta (al menos a  mí se me ha hecho corta), nos hace sentir como si estuviéramos oliendo la arena del desierto y la pólvora de las armas.

También la novela es una crítica directa a la labor de los políticos, de sus malas decisiones y un homenaje a la profesionalidad de las tropas españolas, centrados no solo en los actos de valentía sino también en su saber estar durante el conflicto. Es posible que la novela nos sea leída por muchos, pero tengo la impresión que con el paso del tiempo y sobre todo por los más jóvenes lo será y podrán sacar sus propias conclusiones de un conflicto ya olvidado por todos.

Una delicia encontrarse con novelas como esta en nuestra literatura, con una prosa exquisita, con una concatenación de historias perfecta, historias de soldados, que a muchos a priori en un primer vistazo nos parecerían monótonas o vulgares, Álvaro las convierte en una obra de arte de primera magnitud, aparte de convertirlas en un espejo de la época.

Álvaro da las gracias en el prólogo a todos los militares por contarle sus vivencias, yo se las doy a él por plasmarlas con tanta belleza.