DESCENSO A LOS INFIERNOS

Kershaw, Ian.

Año de publicación: España 2016; Reino Unido, 2015.

Editorial: Crítica. 771 págs.

 

Ian Kershaw tiene la reputación o la fama de ser el historiador más reconocido de la actualidad, gracias a su biografía sobre Hitler y sus libros sobre el nazismo. “Descenso a los infiernos” es la primera parte de su narración de la historia del siglo XX. La segunda saldrá publicada en los próximos meses. Él mismo relata en el prólogo la dificultad de reunir en un solo libro tantos acontecimientos ya descritos profusamente en la  historiografía, sobre todo los concernientes con las dos Guerras Mundiales. Y este aspecto es lo que me retraíade la lectura de este libro.

Pero al adentrarme en los primeros capítulos, la destreza literaria y la concisión y el ameno relato de Kershaw, tanto de los sucesos bélicos, como de los hechos sociales y económicos, hacen de la lectura de este libro un gran disfrute intelectual. Ya el título tan evocador nos da una idea de lo que nos vamos a encontrar en esas páginas tan bien elaboradas y estructuradas.  Porque Kershaw narra el infierno, sin edulcoraciones o añadidos intrascendentes, la crueldad pura y dura, que es el aspecto muchas veces más olvidado de loconflictos bélicos de grandes dimensiones.

Los 10 capítulos en los que se divide el libro, serán interesantes para los no entendidos en la Historia, por la claridad con que Kershaw en pocas páginas cuenta la evolución de ambas guerras, y también para los más entendidos, por lo sugestivas que resultan las páginas dedicadas al periodo comprendido entre las dos guerras. El autor desgrana una a una las vicisitudes que llevaron a la repetición en tan pocos años de una guerra de mayores dimensiones.

Kerrshaw es autor de una afamada biografia sobre Adolf Hitler.

 

Las constantes referencias literarias, las oportunas estadísticas que lanza (como cabía esperar de un buen libro de historia) y el conocimiento de los sentimientos de los personajes, permiten al autor presentarnos cómo los acontecimientos afectaban a los implicados y les condicionaba a tomar determinadas decisiones. Es más, leer a Kershaw es tan placentero, por la riqueza de su prosa, que nos parece no estar leyendo historia sino una gran novela de aventuras.

Es un gran libro para adentrarse en la historia, sin miedos, y sin conocimientos previos, ya que Kershaw no avasalla al lector con datos y más datos, que puedan llegar a aburrir, sino que los combina con hechos y asuntos que llegan directamente al lector. Además todo ello bajo una óptica globalizada, donde los acontecimientos se relacionan e influyen unos en otros, en la misma línea que el libro ya comentado de Richard Evans,  “La lucha por el poder”, al que le sigue cronológicamente.