LA CAÍDA DEL IMPERIO ROMANO

Heather, Peter

Año de publicación: España 2008; Reino Unido 2005.

Editorial Crítica.710 págs.

 

En esos momentos en que un amargado lector no encuentra nada que echarse a los ojos, acudí a mi biblioteca personal para retomar algunos ejemplares olvidados o rechazados en un primer intento de lectura, eso es lo que me ocurrió con “La caída del imperio romano”, de Peter Heather.

Mis reticencias en la primera lectura de hace unos años se basaba en mi escaso interés por la historia romana ya que la televisión, el cine y el mercado literario nos ha llevado al nivel máximo de saturación. Mi interés directo se centra mucho más en la historia contemporánea. Sin embargo, estas dudas iniciales me han llevado a una lectura desbocada y voraz,

Peter Heather es historiador del New College de Oxford y catedrático de historia medieval, y sinceramente sus tesis sobre la caída del imperio romano son sumamente interesantes, fundadas, y hasta divertidas.

Para los amantes y estudiosos de la historia, la caída del imperio romano, es uno de los grandes temas de la historiografía, como pueden ser el ascenso del nazismo o el descubrimiento de América y los primeros años de la conquista, abarcar estos temas tan ampliamente analizados era uno de los hándicaps que a priori me inducían a rechazar la lectura del libro. Hay una inmensa bibliografía sobre estos temas, ¿para qué releer más y más de lo mismo?

Aparte de emplear una prosa muy asequible y de contar la historia con datos exhaustivos que refrendan su tesis, hay otros motivos para asegurar que  es de las lecturas que más me han impactado en los últimos años, ¿por qué? Paso a comentarlo brevemente.

La tesis fundamental del libro es la siguiente: Heather afirma que durante los siglos III, IV y V, (conocido como Bajo Imperio), fueron principalmente los elementos exógenos y no los endógenos, los que conllevaron al fin del imperio romano en occidente y a su crisis en oriente. Para ello da opiniones basadas en datos arqueológicos e históricos, demostrando que ni hubo contracción económica, ni disminución del comercio ni de la producción agrícola, y tampoco una bajada considerable del poderío del ejército romano ni del control de las clases dominantes.

Hasta ahí, todo bien, salvo que esa opinión contrasta con la heredada desde Gibbon, que atribuyó la caída del Imperio romano a la crisis económica y militar, a la difusión del cristianismo, a la crisis social y agraria, el parón en las conquistas y el mercado de esclavos, todas ellas se habían sumado para producir el  colapso del sistema administrativo y político romano. Esta tesis ha sido la que todos hemos estudiado y la que se ha repetido constantemente hasta que Heather publicó su libro.

Son muy coherentes los argumentos de Heather, los elementos exógenos son los llamados barbaros, que entraron en contactos con el imperio romano sobre todo desde finales del siglo III. Sus interacciones con las élites romanas fueron las que desencadenaron desajustes políticos y económicos mayores de lo que  pudiera creerse (debido muchas veces a las omisiones conscientes de los historiadores romanos). El periodo de incursiones y conflictos bélicos  sumado a sus injerencias con el trono imperial  fue lo que realmente desencadenó la crisis y que el desplome no empezara desde la base sino desde las mismísimas togas purpúreas imperiales. No quiero extenderme con detalles, para eso tendréis que leer el libro.

Es otra visión de la historia. Muchas veces nos centramos en las ideas generales que nos enseñan desde pequeños como categóricas y sacrosantas, y es difícil que nos hagan cambiarlas porque las tenemos establecidas doctoralmente en la  mente. Pero eso hacen los buenos historiadores, dar otra visión, y aquí Heather nos da otra perspectiva de Atila el Huno, que no eran tan Huno ni a veces tan Atila, sino más mundano de lo que nos parece, en los capítulos finales aborda también la pequeña biografía  de lo poco que conocemos de este mito y de su influencia en la historia romana, solo por eso merece la pena leer este este ensayo.

En definitiva, una gran obra de historia, para saber más de un periodo poco conocido pero no menos apasionante de los acontecimientos que llevaron del mundo romano al medieval, o ¿el mundo medieval siguió siendo profundamente romano, y los límites entre lo romano y lo medieval se difuminan?, si queréis saberlo leed a Heather, no os defraudará, aunque no os gusten los romanos…