Rey de picas. Una novela de suspense.

Oates, Joyce Carol

Año de publicación: España 2016, EE.UU 2016

Editorial: Alfaguara. 448 págs.

 

Debería escribir de pie al reseñar a Joyce Carol Oates. Todos los lectores deberían haber leído a esta escritora, neoyorquina nacida en 1938, que es sin duda una de las narradoras vivas más inteligentes, populares y leídas. Y coincide con otro gran admirado de este blog como es Haruki Murakami, en que siempre, todos los años, todos los periódicos  los ponen de favoritos para el premio Nobel.

Oates es junto a Munro y Atwood la gran terna de escritoras norteamericanas, pero la diferencia sobre ambas es que es mucho más leída. ¿Por qué?, avatares del destino. Oates es una escritora multidimensional, multifacética y prolífica. Incluso este libro escrito con 78 años destila en cada página lo que ha disfrutado escribiéndolo. Ser una escritora a caballo entre lo popular y la alta literatura (algo en lo que también coincide con Murakami), puede hacer entender a muchos que hay mucha banalidad en sus libros, pero nada más lejos de la realidad. Es de las escritoras, me repito, porque hoy en día es cada vez más excepcional, más inteligente y mejor conocedora de la realidad y de los sentimientos humanos que puedan existir hoy en día.

Pocos escritores pueden recrear una novela magistral alrededor de un personaje débil como hizo Oates en “La hija del sepulturero”, o dimensionar  en los pocas páginas de un relato corto historias estremecedoras (hay relatos en Infiel. Historias de transgresión, que son mejores que muchas novelas), o tensiones existenciales en una relación inexistente en novelas cortas entre dos personas que se aman ( Solsticio).

Escritora ecléctica, por eso este libro, Rey de picas, es una buena puerta de entrada a Oates. Es una novela corta, muy divertida, amena, sin grandes pretensiones, pero muy bien escrita, quizás con una narración más convencional y heterodoxa (si podemos tildar de heterodoxa y convencional cualquier obra que salga del ingenio de la neoyorquina).

 

   Rey de picas, es un homenaje a la rica tradición anglosajona de psicópatas y de novelas de suspense. El protagonista, un escritor reconocido que tiene una doble vertiente oculta, con la que firma novelas de corte casi gore, es el alter ego de muchos escritores famosos multimillonarios por sus ventas betselleras de novelas de suspense. Oates juega con el personaje y con sus gustos, y es posible que sea un homenaje a Stephen King, a Peter Straub, y a los demás grandes escritores de este subgénero. A mí me ha recordado mucho también a Breston Ellis y a su novela de culto American Psycho y más todavía a Lunar Park donde el personaje de la anterior Patrick Bateman aparecía en la vida del escritor. En Rey de picas uno de los temas secundarios es la muerte violenta del hermano del protagonista, recordemos la polémica que se produjo  por la recreación de un asesinato de un niño en la famosa novela de Ellis de 1991.

Aunque Rey de picas no tiene la riqueza narrativa ni los recursos lingüísticos que despliega Oates en sus grandes novelas, no deja de maravillarnos por lo divertida y estimulante que a veces puede ser escribir un libro por puro placer. Asimismo las tensiones que Oates hace crecer entre los distintos personajes de la novela en poco más de 200 páginas no deja de hacernos pensar en cómo es la vida de este escritor, en cómo se relaciona con su mujer, con sus hijos, y con sus lectores y sobre todo en cómo se relaciona con su otro yo.

Ah y por cierto en su interior tenéis una buena enumeración de clásicos anglosajones que podéis apuntar para echarles un vistazo y por qué no, leerlos.